Los cursos Excel te ayudarán a evitar algunos errores típicos al graficar

A menudo observamos que los usuarios de hojas de cálculo parece que tienen más interés en decorar sus presentaciones que en comunicar de forma transparente a la audiencia que tienen delante. El resultado es que la audiencia, en muchas ocasiones gestores de la empresa, tomará  decisiones de vital importancia a través de datos insuficientes y poco claros. 

A continuación los errores más comunes que podrías evitar al tomar algunos cursos Excel. 

El uso de dimensiones innecesarias 

Cuando se presentan gráficos de barras, en ocasiones, se hace uso de una tercera dimensión cuando lo más correcto sería usar sólo dos de ellas de manera única. Si manejamos dos variables, esas son las que tienen que estar representadas, el uso del 3D no aporta información sobre una tercera variable, a no ser que sólo nosotros sepamos algo que queramos ocultar a toda la audiencia. 

Lo ideal es que si sólo dispones de dos variables hagas una representación en dos dimensiones. No decores de manera innecesaria.

Cometer errores con las escalas

Este quizá sea uno de los errores más comunes y una de las razones principales por las que todos tenemos que tomar unos cursos Excel desde un principio. Un descuido en esta categoría puede ser el de crear gráficos de barras sin base 0, lo cual distorsiona bastante nuestra percepción sobre los datos representados.  

Para ello no cortes las barras, muéstralas tal y como son realmente desde la base 0.

No destacar los datos

Los datos son los elementos más importantes en los gráficos y es en lo primero que nuestra audiencia tiene que fijarse y comprender. Si, por el contrario, llenamos nuestras gráficas de etiquetas, notas, líneas de cuadrícula y demás información que sobrecargue nuestra presentación, estaremos exponiendo una información muy poco clara. 

Querer demostrar demasiado no te va a ayudar.  Haz un resumen de lo que quieres mostrar y después elige donde lo harás.

Mostrar cambios en una dimensión con área o volumen 

Si comparamos dos objetos, el hecho de añadir una tercera dimensión a la gráfica para ver su volumen hace que tendamos a percibir como mayores sus diferencias en altura y anchura, mucho más de lo que en realidad son. 

Si, por ejemplo, haciendo una comparación entre dos objetos añadimos volumen a ambos, el resultado será que podemos parecer profesionales y muy bien instruidos pero uno de los dos objetos no alcanzará las dimensiones correctas.

Los gráficos que diseñes tienen que ayudar a la audiencia a entender los datos más relevantes y a transformar la información en conocimiento. Una vez que seas capaz de comprender cuales son los errores más comunes que se cometen a la hora de graficar y de cuales son las formas ideales de representación podrás ayudar a tu audiencia en su análisis y toma de decisiones. 

Previous

Next

Pin It on Pinterest