Curso Office: las 8 mejores prácticas del aprendizaje online

 

Las siguientes prácticas serán de ayuda al momento motivar y enseñar a los alumnos vía online:

1. Reconocer las necesidades de los alumnos

No todos tienen las mismas necesidades. Por eso, es necesario definir claramente qué tipo de curso se dictará, según los distintos niveles de conocimiento que se requieran (básico, intermedio o avanzado), estipulando clara y detalladamente el temario a tratar.

2. Aprovechar el conocimiento previo

Incluso quienes se inician como principiantes en un Curso Office poseen algún conocimiento que los docentes pueden aprovechar.

Para esto es necesario no solo evaluar conocimientos teóricos, sino también habilidades como la creatividad, capacidad de comunicación y colaboración. Esto ayudará determinar cuál es la mejor forma de impartir conocimientos.

3. Visibilizar las metas

El mero certificado de cumplimiento no suele ser una gran fuente de motivación para los alumnos. En este sentido, una de las ventajas del mundo digital es la posibilidad de visibilizar los objetivos de aprendizaje.

El propósito es motivar a los alumnos a medida que van adquiriendo herramientas que les son útiles en su vida cotidiana.

El correlato gráfico de este principio se puede presentar a través de la plataforma mostrando porcentajes de avance o eliminando visualmente de la lista las tareas que se vayan completando.

4. Crear una interfaz atractiva

Es importante crear una interfaz pertinente a las necesidades del curso. Ninguno de los extremos es bueno: ni una plataforma ultra simplificada en la que la única interacción posible es hacer click en siguiente, ni una que parezca un capítulo de Dora la exploradora.

El objetivo siempre será poder desarrollar una experiencia de usuario amena, con navegación intuitiva y sencilla.

5. Ofrecer contenidos relevantes

Por muy básico que sea el contenido de un Curso Office, siempre se puede presentar de manera creativa. Si los alumnos lo pueden googlear, su compromiso decaerá considerablemente, ya que no encontrarán lo que vinieron a buscar.

Este es otro motivo por el que es fundamental ligar la entrega de conocimientos al desarrollo de habilidades; la idea es aprender a solucionar problemas concretos mediante lo aprendido en el curso.

6. Tener una carta bajo la manga

Siempre habrá alguien que quiera seguir profundizando, y si bien todo está en Internet, no siempre es tan obvio cómo acceder a ese conocimiento.

Por esta razón, es importante ofrecer a lo largo de cada unidad caminos para que quienes se interesen puedan seguir construyendo su conocimiento de forma autónoma.

7. Evaluar habilidades

Saber hacer cosas y solucionar problemas es clave en un mundo donde –casi- todo conocimiento teórico se puede encontrar en un buscador virtual.

Diseñar evaluaciones de ese tipo consolidará el aprendizaje en los estudiantes. Esto porque serán desafiados a aplicar sus conocimientos donde solo se puede aplicar lo que se ha interiorizado.

8. Retroalimentación

En la práctica, el estudiante virtual se relaciona con una máquina, por eso es importante hacerle sentir que hay vida en ese planeta.

Para esto es importante crear canales de comunicación con tiempos de respuesta cortos, como foros o sistemas de mensajería con informaciones relevantes y reseñas de las evaluaciones.

 

Todas estas prácticas ayudarán a transformar el curso en una comunidad que ocupe un lugar significativo en el proceso de aprendizaje del estudiante.

Previous

Next

Pin It on Pinterest